Psicología Positiva

¿La curiosidad es tan importante como la inteligencia?

complejidad humanaLa semana pasada leí este artículo de Tomas Chamorro-Premuzic publicado en su blog. Me pareció una reflexión muy interesante, ya que la curiosidad es una de las piezas claves que forman parte del “Meaning” o “significado de la vida” dentro de la Teoría de Martin Seligman sobre el Bienestar. Así que paso brevemente a traducir de forma resumida el artículo para todos aquellos interesados.

Parece que hay un amplio apoyo a la idea de que estamos viviendo en una “era de la complejidad”, lo que implica que el mundo nunca ha sido más complicado. Esta idea se basa en la rapidez de los cambios tecnológicos, y la gran cantidad de información que estamos generando.

En cualquier caso, la complejidad relativa de las diferentes épocas históricas poco importa a la persona que simplemente busca hacer frente a su vida cotidiana. Así que tal vez la pregunta correcta no es: “¿Es esta la época más compleja de la historia?”, sino: “¿Por qué algunas personas son más capaces de manejar la complejidad?”. Aunque la complejidad es dependiente del contexto, también está determinada por la disposición de la persona. En particular, hay tres cualidades psicológicas clave que mejoran nuestra capacidad para gestionar la complejidad.

  • CI: Como mucha gente sabe, el coeficiente intelectual es sinónimo de cociente intelectual y se refiere a la capacidad mental. Lo que menos personas saben, o les gusta aceptar, es que el coeficiente intelectual no afecta a una amplia gama de resultados del mundo real, tales como el desempeño laboral o el éxito. A primera vista, las pruebas para evaluar el CI parecen abstractas y desconectadas de los problemas de la vida cotidiana, sin embargo, son una poderosa herramienta para predecir nuestra capacidad para gestionar la complejidad. De hecho, el coeficiente intelectual es un poderoso predictor del rendimiento en tareas complejas respecto a tareas simples.

 

Los entornos complejos son ricos en información, lo que supone más carga cognitiva y exige más capacidad intelectual o pensamiento deliberado, aquí no podemos navegar en piloto automático. El CI es una medida de la capacidad intelectual, del mismo modo que los megabytes o la velocidad de procesamiento son una medida de las operaciones que un ordenador puede realizar. Como era de esperar, hay una correlación importante entre el coeficiente intelectual y la memoria de trabajo, o capacidad mental para manejar múltiples piezas de información a la vez. Por desgracia, la investigación muestra que el entrenamiento de la memoria no aumenta nuestra capacidad a largo plazo para hacer frente a la complejidad, aunque sí sugiere que retrasa el deterioro mental.

 

  • CE: Significa cociente emocional y afecta a nuestra capacidad de percibir, controlar y expresar emociones. CE implica la gestión de la complejidad de tres maneras principalmente:
    • En primer lugar, los individuos con mayor CE son menos susceptibles al estrés y la ansiedad. Las situaciones complejas a menudo inducen a sufrir presión y estrés, pero una puntuación alta en CE actúa como un amortiguador.
    • En segundo lugar, el CE es un ingrediente clave para las habilidades interpersonales, lo que significa que las personas con mayor CE pueden manejarse mejor en entornos organizaciones y avanzar laboralmente. De hecho, incluso en el mundo hiperconectado de hoy en día, lo que la mayoría de los empleadores buscan no es una experiencia técnica, sino habilidades sociales, especialmente cuando se trata de cubrir funciones de gestión y liderazgo.
    • En tercer lugar, las personas con mayor CE tienden a ser más emprendedoras, por lo que suelen disponer de más oportunidades, asumen riesgos y son capaces de convertir las ideas creativas en innovaciones reales.

tareas complejas

  • CC: Representa una mente hambrienta, curiosa. Las personas con mayor CC son más curiosos y abiertos a nuevas experiencias. Encuentran la novedad emocionante y se aburren rápidamente con la rutina. Tienden a generar ideas originales e inconformistas. No se ha estudiado en profundidad como se relacionan el CC y el CI, pero hay algunas pruebas que sugieren que es igual de importante a la hora de gestionar la complejidad de dos formas principalmente:
  1. En primer lugar, los individuos con mayor puntuación en CC son generalmente más tolerantes ante la ambigüedad.
  2. En segundo lugar, mayores niveles en CC conducen a un mayor desarrollo intelectual y a la adquisición de conocimientos a través del tiempo, especialmente en el ámbito formal de la educación, tales como la ciencia y el arte.

Aunque el CI es difícil de entrenar, el CE y el CC se pueden desarrollar. Como dijo la famosa frase de Albert Einstein: “No tengo talentos especiales. Yo sólo soy apasionadamente curioso”.

Espero que os haya resultado tan interesante como a mí. Para ampliar información e ir a la fuente original: http://blogs.hbr.org/2014/08/curiosity-is-as-important-as-intelligence/

 

Mindfulness, Psicología Positiva

Mindfulness y Fertilidad

Fertilidad4El deseo de ser madre o padre, cada vez en mayor número de casos, se ve frustrado en algunas ocasiones por problemas de infertilidad. Cualquier persona que se enfrenta a un proceso de fertilidad atraviesa por una crisis de salud, no sólo del cuerpo, sino también del alma, de su propio ser.

Cada día la investigación nos demuestra que la mente y las emociones influyen en todas las funciones del cuerpo, también en las hormonas implicadas en la fertilidad y la concepción. Los estudios han demostrado que mujeres sometidas a tratamientos de fertilidad presentan niveles de ansiedad y depresión iguales a las mujeres que sufren cáncer o VHI.

Nuestra mente ocupa una fracción de nuestro cerebro, el resto se dedica a las funciones físicas de nuestro cuerpo, como la respiración, la circulación, la digestión, la producción de hormonas, el sistema inmune, etc. El cuerpo cambia momento a momento. Y la mente cambia incluso más rápido, los pensamientos, estados de ánimo y emociones impactan en la producción de hormonas. Por lo que la mente y el cuerpo están entrelazados, interconectados y se comunican entre sí todo el tiempo, es lo que se denomina Psiconeuroinmunología.

Fertilidad2Cada uno de nuestros pensamientos produce un mensaje químico que influye ya sea en el sistema inmune o en el sistema endocrino, este último juega un papel importante en la fertilidad, la concepción y el embarazo. La investigación en neurociencias está demostrando la conectividad de la mente y el cuerpo, cómo los pensamientos y las emociones influyen en la función del cuerpo y comportamientos, opciones y decisiones. Somos lo que comemos, sentimos y pensamos.

Afortunadamente, existe un modo en el que la mente y el cuerpo trabajan al unísono en un rendimiento óptimo, habitualmente los deportistas suelen practicarlo manteniendo una mente en calma pero centrada para obtener sus mejores resultados. Así que, del mismo modo que nuestras mentes juegan un papel activo en nuestro sufrimiento, activando pensamientos críticos automáticos acerca de nosotros mismos, sentimientos de frustración, etc., también puede desempeñar un papel activo en nuestra salud.

No podemos engañarnos, la infertilidad socava todos los supuestos que teníamos sobre nosotros mismos, cuestiona nuestro lugar en el mundo. Nuestros cerebros han sido condicionados a agarrar y aferrarse. Sin embargo este condicionamiento, que creemos que nos protege y nos ayuda, en realidad limita nuestra capacidad de vivir la vida plenamente. Nos aferramos a la idea de tener un bebé. Es un pensamiento poderoso, ya que implica que no podremos ser felices hasta que tengamos ese bebé. Nos aferramos al dolor de cada menstruación, cada aborto, al temor de usar material genético donado. Lo único que nos importa es lograr un embarazo y nuestra felicidad depende de ello.

No debemos sentirnos culpables por tener o haber tenido estos pensamientos, como seres humanos estamos condicionados a comprender culturalmente. Hemos sido entrenados para aferrarnos a nuestros sueños, para seguir luchando sin bajar la guardia ni atenuar el esfuerzo para conseguir aquello que queremos. Sin embargo, la realidad no podemos cambiarla por más que nos aferremos a una idea o un  deseo. El apego a esa idea a ese deseo de otra realidad distinta de la que es, es una fuente inagotable de sufrimiento. Este apego se basa en emociones como el miedo, miedo a no ser feliz si no tengo un hijo, a que mi matrimonio no sea lo suficientemente bueno, a que no me acepten por ser diferente, emociones como los celos, envidiamos a aquellos que sí han conseguido ser padres, a todos aquellos que emprenden el proyecto de la paternidad, etc. Este vaivén de emociones y pensamientos en nuestra mente es lo que se conoce como la mente de “mono” balanceándose a través de los árboles, llegando de un pensamiento a otro en nuestro deseo de controlar, gestionar y satisfacer nuestros deseos. Nunca es suficiente, es agotador.

Fertilidad5Pero como decía más arriba, podemos cultivar un proceso de aprendizaje y práctica de habilidades para una vida en atención plena. Está clínicamente probado que las técnicas basadas en Mindfulness pueden reducir los síntomas del estrés, la ansiedad y la depresión. Este tipo de técnicas se están utilizando para ayudar a individuos y parejas que luchan con problemas de fertilidad.

Uno de los anclajes que suele utilizarse en la práctica de la meditación Mindfulness es la respiración natural. A menudo el estrés de la infertilidad nos coloca en modo alerta roja bajo nivel crónico de estrés, la respiración natural es como poner el pie en el pedal del freno. Nuestro sistema nervioso se enfría, nuestros cuerpos funcionan con mayor facilidad y nuestra mente se calma. Esto nos permite ver más allá del velo de nuestros pensamientos y sentimientos automáticos. Mediante la observación, nos hacemos más conscientes y esto nos lleva a una realidad más profunda. Podemos cultivar esta conciencia indagando en nosotros mismos y centrándonos en la respiración.

A través de la práctica sostenida, la atención se convierte en un gran aliado, y combate la mente de “mono”. En lugar de ver las cosas en términos tan bimodales de “todo bien”, o “todo mal”, aprendemos a apreciar el espacio de en medio, prestando atención a lo que surge momento a momento. Soy consciente de lo difícil que es mantenerse en el momento presente, cuando lo que deseas siempre parece estar en el siguiente paso, la siguiente prueba de embarazo, o la siguiente menstruación. Es fácil quedar atrapado en lo que no funciona, en lo que no está sucediendo. Pero si te centras en el pasado o en el futuro, te pierdes en la vida, porque  la vida está ocurriendo ahora.

Fertilidad3Mindfulness ofrece la oportunidad de comenzar de nuevo. La meditación puede calmar la más profunda de las preocupaciones, ofreciendo un renovado sentido de bienestar. La meditación nos permite estar con nosotros mismos, tal y como somos.

Cuando honramos a nuestras experiencias, momento a momento, lo que antes era inconcebible a menudo se vuelve tolerable. Nos damos cuenta de que todo es temporal, incluyendo nuestro sufrimiento. Y simplemente al darnos cuenta, nuestros miedos se reducen, nuestros corazones se expanden y la empatía crece.

La meditación es una técnica muy potente para aprender a calmar la mente y comprender que la felicidad no depende de nada externo a nosotros mismos. Cuando comenzamos a practicarla, a menudo el contenido de nuestra mente parece turbulento y caótico, pero el simple hecho de seguir observando el caos comienza a cambiar nuestra mente. Estamos menos reactivos al estrés, el dolor y el sufrimiento. Detrás del deseo y la aversión encontramos una conciencia de que somos sensibles, flexibles, alegres, independientemente de lo que esté ocurriendo en nuestra vida.

Algunas mujeres temen que ser conscientes y empezar a meditar aminorará su deseo de tener un hijo y la búsqueda de éste. Pero esto no se produce, el deseo de tener un hijo sigue presente, únicamente se llega a la comprensión de que nuestra felicidad no depende de la consecución de la maternidad. Lo que permitimos es que nuestra mente se relaje y se expanda, pueda explorar, disfrutar y crear. Surgirán preguntas y respuestas difíciles que en este momento nos permitimos. Surgirá otra mirada en la que seguiremos buscando la paternidad pero donde el sufrimiento no dominará nuestra búsqueda, sino que la alegría y la esperanza se abrirán paso en la confianza de poder ser felices a pesar de no conseguirlo.

Ahora, te invito a que te detengas, cierres los ojos y lleves tu conciencia a la respiración. No cambies nada de tu respiración, simplemente céntrate en ella durante al menos diez respiraciones. Después comprueba cómo te sientes, pregúntate: “¿Cómo me siento ahora?”

 Bibliografía y enlaces de interés:

 

Mindfulness, Psicología Positiva

La observación participante en Mindfulness

observationPara Germer (2005) uno de los componentes de la práctica de Mindfulness es la Observación participante, de la que dice que Mindfulness no es desarrollar un testigo imparcial, sino que se trata de experimentar la mente y el cuerpo de un modo muy íntimo.

Para Linehan (1993) el entrenamiento en Mindfulness supone instruir al paciente para que observe su cuerpo y lo describa, sin valoración y centrándose en el momento presente.

Cuando la persona practica Mindfulness no controla, sino que observa, sus respuestas fisiológicas;  la persona acepta cualquier cambio, sensación o movimiento que se produzca. Hay una implicación activa en la tarea planteada buscando conocer y sentir todo lo que acontezca en ella. Dicho interés no supone lucha o control. (Vallejo, 2006).

Pero además de las sensaciones físicas, la persona también observa lo que ocurre en su mente, sus propios procesos cognitivos. Esta observación es la que nos permite iniciar el proceso de desidentificación. La mayoría de la gente está tan completamente identificada con la voz de su cabeza – el torrente incesante de pensamiento involuntario y compulsivo y las emociones que lo acompañan – que podríamos describirla como poseída por su mente. (Tolle, 2006).

Mediante la observación participante nos hacemos conscientes de este proceso, lo vemos. Nos permite crear un espacio entre los estímulos (externos e internos) y las respuestas (externas e internas) (Mañas, 2009).

Cuanto más practicamos esta observación y  mayor espacio creamos entre estos estímulos y  las respuestas, más adecuadamente respondemos. Se trata de no reaccionar inmediatamente a cada estímulo, sino de observarlo, observar la respuesta que genera en nosotros y poder atender mejor a ese estímulo, dando una respuesta más adecuada. Cuanta mayor observación de los procesos mentales implicados, mayor oportunidad de flexibilizar nuestra respuesta tendremos. Habremos desautomatizado nuestras respuestas, nuestro “piloto automático” estará apagado.

El Mindfulness permite que la menmmhte “discierna” su propia naturaleza y revele a la persona los conocimientos, las ideas preconcebidas y las reacciones emocionales que están incrustadas en el pensamiento y en las respuestas reflexivas que generan estrés interno. Al desidentificarse de los pensamientos y de las emociones y al darse cuenta de que estas actividades mentales no equivalen al “yo” y de que no son permanentes, la persona puede dejar que aparezcan y se desvanezcan, como si fueran burbujas en un cazo de agua hirviendo (Siegel, 2007).

Existen dos procedimientos ampliamente conocidos al respecto, uno de ellos es la observación de la propia redescargaspiración y el otro fue desarrollado por Kabat-Zinn y se conoce como body-scan. Esta última técnica consiste en observar las sensaciones corporales mientras se recorre mentalmente el cuerpo, todas las sensaciones son observadas sin juzgar. Normalmente este tipo de técnicas se realizan en la práctica formal de midnfulness, pero la observación participante puede utilizarse también en la práctica informal, realizando todo tipo de tareas y actividades, podemos prestar atención a nuestras sensaciones, pensamientos, emociones y movimientos.

Uncategorized

La psicología Transpersonal y el crecimiento espiritual.

Excelente explicación de la relación entre #psicología #transpersonal y #espiritualidad. Enhorabuena por el artículo.

Transpersonal

Introducción

La psicología Transpersonal, también llamada la cuarta fuerza, es una corriente de la psicología que incluye en su visión del ser humano, además de los aspectos psicológicos o personales, los aspectos espirituales o trascendentes, así como las experiencias “más allá de la persona” o Transpersonales.

Muchas veces, en el ámbito espiritual o en el Transpersonal, se mezclan o confunden las experiencias trascendentes con las experiencias espirituales o con las experiencias Transpersonales. Esta confusión entre experiencias y niveles de conciencia ha llevado en muchos casos a considerar como experiencias espirituales, experiencias de conocimiento Transpersonal o experiencias trascendentes que bien poco tienen que ver con lo que comúnmente se entiende como espiritualidad. Estas experiencias que se dan dentro del crecimiento espiritual solo tienen un valor real si son correctamente situadas e integradas por la persona.

Sobre esta diferenciación de tipos de experiencias de acceso a distintos niveles de conciencia se han…

Ver la entrada original 1.672 palabras más

Mindfulness, Psicología Positiva

Mindfulness en pacientes con artritis reumatoide

Artritis ReumatoideBasado en:

Effect of Mindfulness-Based Stress Reduction in Rheumatoid Arthritis Patients 

(Elizabeth K. Pradhan, Mona Baumgarten, Patricia Langenberg, Barry Handwerger, Adele Kaplan Gilpin, Trish Magyari, Marc C. Hochberg, and Brian M. Berman.

Arthritis & Rheumatism (arthritis Care & Research) Vol. 57, Nº 7, October 15, pp 1134-1142

Para mi querida Bárbara.

Este estudio piloto evalúa el efecto de un programa de entrenamiento en Mindfulness basado en la terapia MBSR (Mindfulness – Based Stress Reduction), en los síntomas depresivos, el estado psicológico y la actividad de la enfermedad en pacientes con artritis reumatoide.

El estudio se realizó con un grupo de pacientes aleatorio para la intervención en MBSR y otro grupo como control. El procedimiento elegido fue el de intervenir durante ocho semanas con los pacientes, durante las cuales asistían a clases para formarles en las técnicas de Mindfulness, tras estos dos primeros meses, siguieron practicando las técnicas aprendidas durante cuatro meses más.

Se formaron dos cohortes:Artritis Reumatoide 1

  1. El primer cohorte lo integraron:
    1. 18 pacientes MBSR
    2. 18 pacientes control
  2. El segundo cohorte lo integraron:
    1. 13 pacientes MBSR
    2. 14 pacientes control.

En total participaron 63 pacientes, los cuales mantuvieron sus tratamientos habituales por sus reumatólogos durante todo el estudio. Al finalizar el mismo, se ofreció gratuitamente la posibilidad de participar en un tratamiento basado en MBSR a aquellos pacientes que formaron el grupo control.

Tras comprobar los resultados, se diferenció entre los resultados obtenidos tras las 8 semanas de intervención mediante la formación en MBSR y los resultados obtenidos al finalizar todo el estudio, tras los 6 meses (2 meses de formación + 4 meses de práctica).

A los dos meses prácticamente no se observaron diferencias con el grupo control. La razón puede ser, según el estudio, que en la escala MAAS que se utilizó para medir el concepto de Mindfulness, la atención a lo que ocurre aquí y ahora, incluye la evaluación de comportamientos compulsivos o automáticos que necesitan de una práctica algo más prolongada para observar cambios que en apenas ocho semanas.

A los 6 meses las diferencias más importantes fueron:

  • Reducción del malestar psicológico
  • Aumento del bienestar
  • Mejora de los síntomas depresivos
  • Mejora de la atención plena

Respecto al malestar psicológico, el grupo de intervención con MBSR logró una reducción significativa del 35% en los trastornos psicológicos. El estudio utilizó la escala SCL-90-R para valorar los síntomas depresivos y el malestar psicológico y respecto a la línea base inicial los resultados obtenidos fueron:

  • 6 síntomas calificados como “muy preocupantes” pasaron a “moderadamente” preocupantes
  • 3 síntomas calificados como “extremadamente” preocupantes” pasaron a “un poco” preocupantes
  • 12 síntomas calificados como “un poco” preocupantes desaparecieron a los 6 meses.

En cuanto a la práctica de la meditación, se observó que la frecuencia de la práctica está asociada a una mejora de los síntomas, por lo que se sugiere que es importante la práctica regular, independientemente de la duración de la misma para observar cambios.

En referencia a la actividad de la enfermedad de la artritis reumatoide, el estudio no encontró un impacto directo, lo que es consistente con otros estudios de intervenciones psicológicas en esta población. Es decir, no se observó un efecto directo en las articulaciones activas utilizando el índice articular de Ritchie[i], aunque sí hubo un impacto significativo en cuanto al aumento del afrontamiento y a la autoeficacia.

Respecto a este último punto, el estudio nos indica que hay otras investigaciones psicológicas dentro de la terapia cognitivo conductual individual, donde tampoco se han observado efectos sobre la actividad de la artrosis reumatoide pero sí una reducción significativa de la fatiga y de la depresión (Evers AW, Kraaimaat FW, van Riel PL, de Jong AJ. Tailored cognitive-behavioral therapy in early rheumatoid arthritis for patients at risk: a randomized controlled trial. Pain 2002;100: 141–53.). Así como otro estudio que corrobora el efecto positivo sobre los síntomas depresivos, en él también se observó una reducción de las articulaciones activas, aunque no como un efecto inmediato de la intervención (Sharpe L, Sensky T, Timberlake N, Ryan B, Brewin CR, Allard S. A blind, randomized, controlled trial of cognitivebehavioural intervention for patients with recent onset rheumatoid arthritis: preventing psychological and physical morbidity. Pain 2001; 89:275–83.)

Efectos MBSR Artritis Reumatoide

Como conclusión, la evidencia científica nos muestra que existe una mejora de la angustia psicológica y el fortalecimiento del bienestar en los pacientes con artritis reumatoide, lo que ofrece una esperanza para este tipo de pacientes que se enfrentan a una enfermedad crónica y dolorosa en la mayor parte de los casos.

En mi opinión, se abren líneas de estudio para aliviar el sufrimiento diario que acarrean este tipo de enfermedades y que habitualmente son tratadas mediante fármacos muy potentes con efectos secundarios severos. Las técnicas de Mindfulness pueden servir de puente para paliar ciertos síntomas psicológicos a falta de más estudios que muestren sus efectos directos sobre la actividad de la enfermedad en sí misma.

[i] Se presiona a nivel del margen de cada una de las siguientes articulaciones, y se ve la reacción de la persona: hombros, codos, muñecas, rodillas y tobillos. 
 Se consideran como único grupo articular, cada uno de los siguientes: todas las metacarpofalángicas de cada mano, todas inferfalángicas proximales de cada mano (incluida la IF del primer dedo), todas las Metatarsofalángicas de cada pie, la columna cervical, las acromioclaviculares, las esternoclaviculares y las temporomandibulares. 
 En el caso de la columna cervical, las caderas, las articulaciones astrágalo-calcaneas y las mediotarsianas se registra el dolor producido a través de la movilización pasiva. 
 Se utiliza la siguiente escala de intensidad en la respuesta: 
 0 - sin dolor 
 1 - dolor 
 2 - dolor y gesto 
 3 - dolor y retirada. 
 En el caso de articulaciones agrupadas se toma como puntuación del grupo la de la articulación más dolorosa: puntuación máxima : 78.
Mindfulness

Intención en Mindfulness

sakuraMindfulness se ha definido como:

  • Es la consciencia que emerge a través de poner atención intencional, en el momento presente de manera no condenatoria, del flujo de la experiencia momento a momento” (Kabat-Zinn, 2003).
  • “Es el mantenimiento de una consciencia viva a la realidad del momento presente” (Hanh, 1976).
  • Es el mantenimiento de una atención completa a la experiencia momento a momento” (Marlatt y Kristeller, 1999).
  • “Es la acción de desarrollar y mantener un determinado tipo de atención especial a la experiencia presente, momento a momento, con una actitud de aceptación radical, libre de todo control y juicios de valor” (Mañas, 2007).

Como señala Germer (2004), y como se recoge en las anteriores definiciones, siempre hay una intención directa de centrarse en algo, y de volver a ello si por algún motivo se ha alejado, durante la práctica de Mindfulness.

Este carácter intencional es necesario porque necesitamos dirigir nuestra atención a un objeto, normalmente se utilizan la respiración, el cuerpo, o bien, algún mantra. Estos objetos nos ayudan a estabilizar nuestra atención e incluso a incrementar o potenciar su intensidad. Cuando logramos mantener nuestra atención focalizada desarrollamos la habilidad de permanecer ecuánimes ante cualquier experiencia o sensación que se presente, independientemente de que sea agradable o desagradable. Esto favorece la desidentificación de nuestros propios pensamientos o sentimientos, manteniéndonos atentos a lo que surja con aceptación plena.

Pero, ¿qué puede presentarse? Daniel Siegel (2007) distingue ocho posibles objetos de observación:

  • La información procedente del mundo exterior a través de  los cinco sentidos; vista, oído, tacto, olfato y gusto.
  • La información procedente de nuestro propio cuerpo; cinestésica y propioceptiva
  • La información procedente de la actividad mental; emociones, sentimientos y pensamientos.

Por tanto, la intención directa en cualquier caso, sería centrarse en uno de los objetos. Es decir, si decidimos centrar nuestra atención en nuestra respiración, debemos volver a ella cada vez que nuestra atención se desvíe con algún pensamiento, olor, dolor, etc., simplemente debemos observar, darnos cuenta, y volver de nuevo a la respiración.

¿Por qué esta práctica es importante? Porque el Mindfulness busca que la persona aprenda a centrase en lo que acontece en el momento presente, ya que esto tiene un efecto positivo al impedir las rumiaciones (Vallejo, 2006).

¿Qué ocurre cuando dirigimos intencionadamente nuestra atención en Mindfulness? Como apunta Vallejo (2006), da lugar a que se pongan en marcha diversos procesos conocidos en terapia de conducta que tienen efectos terapéuticos positivos. Esto sucede, de forma indirecta en la mayoría de los casos y mediante procedimientos comportamentales relativamente sencillos.

Shapiro y Schwartz (1999 y 2000) proponen que cuando intencionalmente se dirige la atención a lo que está sucediendo tal cual, se permite que las conexiones que posibilitan la regulación natural operen los cambios necesarios para asegurar el funcionamiento más saludable del organismo. El huir del malestar, de los síntomas, paliarlo mediante fármacos, drogas o cualesquiera otros procedimientos médicos o psicológicos puede impedir que los sistemas de regulación natural tengan suficiente información como para ejercer su control natural sobre ellos.

Puerto

Gracias a esta intencionalidad en nuestra práctica nos mostramos abiertos a aceptar lo que es como es, aceptando que la experiencia sea integrada. Esta actitud permite que nuestro sistema de creencias vaya cambiando, la mente se aquiete y se torne más serena y tranquila.

Afortunadamente, Mindfulness es una habilidad, y por tanto, puede ser aprendida y entrenada.

Mindfulness, Psicología Positiva

La experiencia No Valorativa

ContemplaciónLa atención plena es una experiencia meramente contemplativa, se trata de observar sin valorar. “Se diría que es una forma de estar en el mundo sin prejuicios: abierto a la experiencia sensorial, atento a ella y sin valorar o rechazar de forma activa y taxativa” (Vallejo, 2006).

Esta experiencia no valorativa constituye el elemento esencial del Mindfulness que implica la aceptación radical de lo que acontece tal y como es.  Todo es contemplado como normal, lo positivo y lo negativo, lo perfecto y lo imperfecto. Se da una aceptación de todas las experiencias y las reacciones a ellas. Esta aceptación surge de un esfuerzo por no valorarlas como buenas o malas, positivas o negativas, sino que todo forma parte de la experiencia vivida.

Mente principiante1Una forma de entrenar esta actitud no valorativa se denomina Mente de Principiante (Kabat-Zinn, 1990, 2003). Esta práctica supone una liberación de todo conocimiento previo y una apertura a percibir la realidad como si la viésemos por primera vez. Esta actitud nos permite descubrir nuevos aspectos de la realidad que si no hubiésemos percibido con esta Mente de Principiante no hubiéramos recabado en ellos por haber interpretado la misma realidad con nuestros patrones perceptivos antiguos. Por esta razón, la práctica de Mindfulness conlleva la disolución de las influencias del aprendizaje previo sobre la sensación del presente (Siegel, 2007).

Desde un punto de vista neurofisiológico, cuando percibimos lo que nos rodea de forma habitual, a través de nuestros sentidos, se produce un procesamiento de arriba abajo (Engel, Fries y Singer (2001). Hay amplia evidencia de que el procesamiento de estímulos está controlado por influencias de arriba abajo que conforman poderosamente las dinámicas intrínsecas de las redes tálamo-corticales y crean constantemente predicciones acerca de los eventos sensoriales entrantes (Engel, Fries y Singer, 2001). Es decir, cuando percibimos normalmente, nuestro cerebro envía información a nuestros órganos sensoriales e interpretamos aquello que estamos percibiendo según determine nuestro cerebro.

Sentidos CortexEl sistema actúa imponiendo una serie de filtros automáticos que resaltan los aspectos ya conocidos de la realidad y atenúan, o eliminan del todo, los aspectos novedosos de la misma (Simón, 2007).

Por el contrario, la información del aquí y ahora (de abajo a arriba, la aportada directamente por los sentidos, sin intermediación del cerebro como filtro para seleccionar la percepción) tiene muchas dificultades para hacer llegar a la conciencia su auténtico mensaje (Simón, 2007). Esa información entrante o primaria ha sido clasificada por Siegel (2007) en 8 sentidos o corrientes de información sensorial:

Sentidos Información Región Cerebral
Vista, oído, tacto, olfato, gusto Mundo físico externo Cortex posterior
Interocepción Mundo físico interno Corteza somatosensorial, ínsula
Visión de la mente Mente PFC medial
Resonancia Relaciones interpersonales Neuronas en espejo y PFC
Las 8 vías de entrada de información al espacio de la conciencia y regiones cerebrales más relacionadas (según Siegel, 2007).

(PFC: Corteza Prefrontal).

Como señala Simón (2007), en condiciones normales, toda la riqueza informativa proveniente de estos 8 sentidos se ve restringida por las influencias del procesamiento arriba abajo, no sólo a niveles superiores de actividades cognitivas, como el pensamiento y la emisión de juicios sino también a niveles de procesamiento  más inferiores, como la percepción del estado corporal y las reacciones emocionales.

Corteza prefrontal dorso-lateralGracias a la Mente de Principiante que se citaba más arriba podemos poner el foco de atención en estas ocho corrientes de información con lo que dificultamos el procesamiento de arriba abajo, impidiendo emitir valoraciones sobre la propia experiencia perceptiva y favoreciendo el canal abajo arriba, permitiendo la llegada de nueva información. Se ha estudiado la zona cerebral que se activa cuando prestamos atención intencionadamente a cualquiera de estos  ocho sentidos perceptivos, y esta zona es la denominada Corteza prefrontal dorso-lateral. Así mismo se ha descrito que cuando observamos estos mismos procesos mentales, en meditación profunda, activamos zonas mediales del cortex prefrontal.

Como vemos, la evidencia científica atestigua cada vez con mayor precisión y rigor que juzgar es el proceso en el que se basa la percepción, pero no el conocimiento. Es posible contemplar la realidad sin juzgar, simplemente saber que está ahí. Los juicios fragmentan la realidad, la etiquetan, la valoran como buena o mala pero son sólo interpretaciones porque la realidad es objetiva, neutra.

La decisión de juzgar en vez de conocer es lo que nos hace perder la paz” (Un curso de milagros).

Vídeos: